1.  Lavar las setas y secarlas sobre papel absorbente. Saltearlas a fuego fuerte con un poco de aceite y una pizca de sal hasta que se evapore todo el agua

    3. Freír los huevos en aceite caliente. Poner las patatas, añadirle las yemas en crudo y terminarlo con las setas y los huevos. Romperlos y sazonar. Servirlo muy caliente.

2. Pelar las patatas y cortarlas a lo largo. Lavarlas en agua fría y dejarlas en abundante agua durante 1/2 hora para que pierdan ligeramente el almidón. Secarlas. Freírlas a fuego fuerte unos segundos, bajar el fuego y dejarlas hasta que queden blandas por dentro volver a subir el fuego hasta que se doren ligeramente. Escurrir del exceso de aceite y sazonarlas con sal.

Comment